Pumpkin pie

Contenido de la entrada:

Para celebrar uno de los días más importantes en Estados Unidos, quiero compartir con vosotros esta receta de la típica pumpkin pie (pastel de calabaza), el postre más típico de Thanksgiving (Acción de Gracias).

Es la manera perfecta para cerrar esta tradicional cena (una cena que comienza a las 3 o 4 de la tarde y dura el resto del día… ¡es una de mis festividades favoritas!)

¡Espero que os guste!

Ingredientes

Ingredientes pumpkin pie

– Masa quebrada (podéis comprarla hecha o hacerla vosotros. Para ahorrar tiempo yo la he comprado hecha, en otra ocasión os enseñaré cómo prepararla en casa).
– 150g azúcar
– 650g puré de calabaza (en el primer paso veréis cómo hacerlo)
– 250ml leche evaporada
– 1/2 cucharadita de sal
– 1/4 cucharadita de nuez moscada
– 2 cucharadas soperas de harina
– 3 huevos

*Para el puré de calabaza:
– 1kg de calabaza pelada (entre 1,3 y 1,5kg de calabaza con piel)

Utensilios

Tabla de cortarCuchillo de cheftela filtrante
Tabla de cortarCuchillo de ChefVaporeraTela filtrante
Cuenco grandeMezclador eléctricoVarillas de cocinaMolde tartas bajo
Cuenco grandeMezcladorVarillasMolde para tartas

Elaboración

1. Preparamos el puré de calabaza (podéis comprarlo ya preparado pero en España no es fácil encontrarlo, pero se prepara de manera muy sencilla). Para ello, pelamos la calabaza y le quitamos las pepitas y las hebras del centro. La cortamos en trozos y la cocinamos al vapor hasta que esté muy tierna. Entonces la escurrimos bien con una tela filtrante de cocina. También podéis cocer la calabaza (aunque no os lo recomiendo, ya que perderemos sabor) o hacerla al horno (mi horno es antiguo y consume mucho, por eso opto por la opción de cocinarla al vapor).

2. Precalentamos el horno a 180ºC. Mientras se calienta, engrasamos y enharinamos el molde.

3. Con un rodillo, extendemos bien la masa quebrada. La ponemos sobre el molde y la pinchamos para que no salgan burbujas. Horneamos unos 10-15 minutos para que la masa se haga.

4. Mientras se hornea, preparamos el relleno. En un recipiente, mezclamos los huevos, el puré de calabaza, el azúcar, la harina, la sal y la nuez moscada, hasta que queden todos los ingredientes bien integrados. Si queréis, podéis pasarle la batidora (yo suelo usar el mezclador eléctrico).

5. Añadimos la leche evaporada y volvemos a mezclar para que quede todo bien integrado.

6. Una vez lista la masa, añadimos la mezcla y volvemos a meter en el horno, ahora a 200ºC durante unos 15 minutos.

7. Pasados los 15 minutos, ponemos un papel de plata por encima de la tarta (para que no se nos queme) y bajamos la temperatura a 175ºC. Dejamos hornear durante unos 40 minutos. Para saber listo, podéis meter un pincho o un cuchillo en el centro del pastel. Si sale limpio, es que está listo.

Emplatamos (podéis añadir un poco de crema hecha con queso crema, mantequilla y azúcar, nata montada… ¡o nada!).

Notas

  • A la hora de hacer el puré de calabaza, os recomiendo que hagáis la calabaza entera (aunque sea más de lo que necesitáis). Podéis utilizar el puré que os sobra para hacer una crema de calabaza añadiéndole leche evaporada (o leche desnatada si queréis que sea más ligera), ¡o incluso para hacer el famoso pumpkin latte de Starbucks!
  • Para escurrir la calabaza, os recomiendo que primero la dejéis en un colador, para que vaya soltando agua hasta que esté fría. Entonces, pasadla a la tela filtrante y tratar de escurrir toda el agua que podáis. Las primeras pumpkin pie que hice tardaron muchísimo en hornearse por no haber escurrido bien el puré de calabaza.
  • En cuanto al horneado, si algo he aprendido viviendo en varios sitios es que cada horno es un mundo. Os recomiendo que pasada la media hora comencéis a controlarlo. Es posible que la tarta esté antes… o que tardéis hasta una hora y pico.
  • Podéis usar cualquier molde para tartas pero yo os recomiendo uno bajo. Si utilizáis uno alto, la masa no os llegará al borde y las paredes de la tarta se os caerán dentro de la mezcla.
¿Te ha gustado? ¡No olvides compartir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.