Mermelada de pimiento

Mermelada de pimiento

Contenido de la entrada:

Otro oxímoron gastronómico: mermelada de pimiento. Y otra prueba de que, en la cocina, el dulce y el salado hacen, en general, una pareja estupenda.

Ésta es mi favorita para acompañar un buen queso curado o semi curado (como los que tienen mis amigas de Carnicería Guillermo – La Carnicería de Salamanca, que encima os lo envían a casa).

Es una receta perfecta para esas situaciones en las que vuelves del pueblo con un montón de pimientos que te ha regalado el vecino y no sabes qué hacer con ellos, o cuando ves pimientos en oferta en tu frutería.

En cuanto a su uso, igual que la mermelada de tomate, depende de vuestra imaginación. Desde acompañamiento, como os digo, para una tabla de quesos, para darle un toque especial a una hamburguesa, como acompañamiento a un sandwich… ¡lo que se os ocurra!

Como siempre, aquí os dejo la receta completa con los ingredientes, los utensilios que necesitaréis, la elaboración paso a paso y con fotos y unas notas al final con algunos consejos.

¡Espero que la disfrutéis!

Ingredientes

  • Pimientos rojos
  • Azúcar (1/2 del peso de los pimientos limpios)
  • Agua (1/8 del peso de los pimientos limpios)
  • Vinagre de manzana (1/4 del peso de los pimientos limpios).
Ingredientes para mermelada de pimiento

Utensilios

Tabla de cortarCuchillo de chefPelador de tomate
Tabla de cortarCuchillo de ChefPelador de tomate
CazuelasbatidoraColador
CazuelaBatidoraColador (opcional)
(Aquí tenéis los enlaces a Amazon.
Podéis hacer click en la imagen o en el texto).

Elaboración

1. Pelamos los pimientos y les quitamos las semillas. Para este paso, el pelador de tomates es vuestro mejor aliado. Es una inversión mínima para el uso que le vais a dar.

2. Pesamos los pimientos limpios y, en una cazuela echamos estos (cortados en cuadraditos), la mitad de su peso de azúcar y 1 octavo de su peso de agua y otro octavo de vinagre de manzana. Cocemos a fuego medio unos 30-40 minutos.

3. Pasado ese tiempo, pasamos la batidora hasta que quede todo bien triturado.

4. Dejamos reducir unos 10 minutos más (tened cuidado con este último paso. Si reducís de más, la mermelada quedará demasiado densa. Tened en cuenta que, cuando se enfríe, quedará más densa por sí sola.

Notas

  • Podéis colar la mermelada al final, por si os hubierais dejado algún trozo de piel o semilla.
  • No se debe guardar la mermelada casera en la nevera más de 1 o 2 semanas. Si vais a hacer una cantidad grande, siempre podéis almacenarla esterilizando los botes como os explican aquí.
¿Te ha gustado? ¡No olvides compartir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.