Espinacas con garbanzos

Contenido de la entrada:

Las espinacas con garbanzos son probablemente una de las tapas más típicas de Sevilla.

Para los que no hayáis estado en esta ciudad, debéis saber que es una maravilla salir a comer o a cenar de tapas. Con dos o tres que, dependiendo del sitio, rondan los 3 o 4 € es más que suficiente, con la ventaja añadida de que, de esta manera, podréis probar varios platos diferentes.

Aunque las espinacas con garbanzos se puede degustar todo el año, es una receta típica de la cuaresma. Para los que no lo sepan, la cuaresma es, en la tradición cristiana, el periodo de cuarenta días que va desde el miércoles de ceniza hasta el jueves santo. Tradicionalmente, es un tiempo de preparación espiritual. En la gastronomía, este periodo está repleto de platos que no contienen carne, entre los que destacan el plato que os traemos hoy. Es una versión sencilla del potaje (que se hace también con bacalao).

De cualquier manera, religiones a parte, es un plato sencillo y lleno de sabor que podemos degustar en cualquier momento del año (aunque parece que apetece más en temporadas frías).

Antes de ponernos con la receta, hay que decir que la cantidad de espinacas y garbanzos es totalmente orientativa. Hay a quien le gusta este plato con más espinacas y a quien le gusta con más garbanzos.

INGREDIENTES

Ingredientes para garbanzos con espinacas

(para 2 o 3 personas, como plato único o primer plato contundente).

– 300g de espinacas frescas
– 150g de garbanzos (o 350g si preferís utilizar garbanzos cocidos)
– 2 rebanadas de pan (yo he utilizado pan de molde porque es el que tenia en casa, pero podéis utilizar otro tipo, siempre que tenga bastante miga)
– 2 dientes de ajo
– Pimentón dulce
– Comino en polvo
– Vinagre de vino blanco
– Aceite de oliva virgen
– Sal

Utensilios

Cuenco grandeColadorCazuelas
Cuenco grandeColadorCazuela
Set sartenesCuchillo peladorTabla de cortar
Set de sartenesCuchillo peladorTabla de cortarBatidora

Elaboración

1. Si vamos a cocer nosotros los garbanzos, debemos dejarlos en remojo el día anterior(al menos unas 8-10 horas). Después tendremos que cocerlos. El tiempo depende de qué utilicemos para cocerlos. Si tenéis una olla exprés, serán unos 20-30 minutos, si los cocéis en una cazuela normal, mínimo dos horas. Pasadas las dos horas, probad uno a ver si están ya blandos y, si es necesario, dejadlo más tiempo. Si preferís, podéis utilizar garbanzos de “bote”.

2. Cocemos las espinacas (unos 3-4 minutos a fuego medio). Cuando estén listas, las escurrimos y reservamos.

3. Mientras se cuecen las espinacas, en una sartén pequeña añadimos un chorro generoso de aceite de oliva. Pelamos y cortamos los dientes de ajo en finas láminas y los freímos. Cuando comiencen a dorarse los sacamos y reservamos.

4. En ese mismo aceite, añadimos las rebanadas de pan en trozos pequeños. De nuevo, cuando estén doradas, las sacamos y reservamos.

5. Apartamos la sartén del fuego. En el aceite que queda (si no queda, ponemos un poco más), añadimos dos cucharadas pequeñas de pimentón dulce y removemos bien.

6. En el vaso de la batidora ponemos los dientes de ajo, el pan, el aceite con pimentón, comino al gusto (yo suelo añadir dos cucharadas de postre, la misma cantidad que de pimentón), un chorro generoso de vinagre de vino blanco y unos 200ml de agua (un vaso, aproximadamente). Trituramos bien.

7. En la sartén grande (si tenéis un wok os recomiendo utilizarlo, o bien una sartén bastante grande), añadimos las espinacas, los garbanzos y la pasta que acabamos de triturar.

8. Añadimos otros 200ml de agua y dejamos cocer a fuego medio-alto durante unos 20 minutos (hasta que el agua se haya consumido casi del todo). Removemos de vez en cuando para que no se nos pegue.

9. Dejamos reposar unos 10 minutos (mínimo) y… ¡listo!

Espinacas con garbanzos
¿Te ha gustado? ¡No olvides compartir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.