Aceite de albahaca

Contenido de la entrada:

El aceite de albahaca es, desde hace ya tiempo, un condimento que no suele faltar en mi cocina.

La albahaca se encuentra fácilmente en (casi) cualquier supermercado. Lo ideal sería tener una plantita en casa. Bueno, lo ideal sería tener un pequeño jardincito con plantas aromáticas pero, al menos yo, no tengo sitio para ponerlo (ni sitio, ni las condiciones adecuadas).

Y como no puedo tener albahaca fresca siempre, lo que hago es comprar de vez en cuando un buen manojo y preparar este aceite de albahaca que, en la nevera, aguanta bastante tiempo. Es el punto intermedio entre la albahaca fresca y la albahaca seca que se vende en botes.

La elaboración es relativamente sencilla. Os dejo, como siempre, los ingredientes, los utensilios que yo utilizo y la elaboración, con fotos de cada paso.

Ingredientes

  • 60 g Albahaca
  • 200g Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Agua
  • Hielo

Utensilios

batidoraColadorCuenco grandeCazuelas
BatidoraColadorCuencoCazuela
Aquí tenéis los enlaces a Amazon (podéis hacer click en la imagen o en la palabra en azul).

Elaboración

1. Ponemos agua en la cazuela y calentamos a fuego alto, hasta que comience a hervir. Al lado, dejamos preparado un cuenco con agua y hielo. Mientras se calienta, vamos quitando las hojas de los tallos (desechamos los tallos).Cuando el agua comience a hervir, añadimos las hojas y dejamos unos 15-20 segundos.

2. Acto seguido, las pasamos al agua con hielo. Es importante no dejarlas más de 20 segundos en el agua hirviendo para que no se estropeen.

Aceite de albahaca

3. Después, escurrimos en un colador y ponemos las hojas sobre papel absorbente de cocina. Debemos tratar de eliminar todo el agua que podamos.

4. Añadimos las hojas de albahaca en el vaso de la batidora o picadora. Añadimos el aceite de oliva y una pizca de sal. Podéis añadir un chorrito de limón si queréis. Trituramos bien, con paciencia, hasta que quede una crema verde homogénea.

5. Por último podéis colarlo si queréis, pero yo prefiero dejarlo tal cual, ya que así tendrá más sabor (y yo lo trituro hasta que apenas queden trocitos de albahaca). Pero eso lo dejo a vuestro criterio.

Notas

  • Podéis guardar el aceite de albahaca en la nevera bastante tiempo. No me arriesgo a daros fechas concretas, pero yo al menos lo he tenido dos semanas y se ha mantenido bien. Lo que hago es, cuando voy a usarlo, meto el tarro en un cuenco con agua caliente para que se temple.
  • Este aceite es perfecto para aliñar ensaladas, para acompañar una buena burrata o mozarella (los que viváis en España, en La Carnicería de Salamanca tienen unos quesos italianos artesanos para morirse, ¡y los envían a toda la península!)… ¡para lo que se os ocurra!
¿Te ha gustado? ¡No olvides compartir!

Deja un comentario